Cola de origen animal, y por lo tanto ecológica y reciclable, obtenida a partir de la piel del conejo. Se presenta molturada y se utiliza básicamente para la restauración y fabricación de molduras de cuadros.